viernes, 30 de septiembre de 2011

No soy rubia y no me gusta el Martini con hielo. No soy alta, en realidad, ni siquiera llego al metro setenta, y ni con tacones altos lo sobrepaso. Soy incapaz de estarme quieta, hablo demasiado y me enfado muy deprisa, aunque se me pasa muy rápido. Lloro demasiado, pero soy tan divertida en ocasiones que te dolerá cada centímetro del cuerpo de tanto reírte. Escribo frases en los márgenes de los periódicos y nunca me acuerdo de llamar al día siguiente. Lo que puedo prometerte es que no te aburrirás conmigo, te volveré loco y querrás salir corriendo de lo pesada que me pongo a veces. Soy impredecible, vivirás sin saber lo que te espera conmigo. También te darás cuenta, con el tiempo, de que soy algo caprichosa y un poco coqueta también, para qué negarlo. Soy algo vergonzosa. Canto en la ducha y escribiré tu nombre en la arena todos los veranos. No te prometo que nos vaya bien, pero pondré toda mi alma en que lo nuestro funcione.

lunes, 12 de septiembre de 2011

¿Todo bien?

Todo bien estaría si no estuviera algo mal, pero la maldad como lo a demostrado a lo largo de la historia, es inexpulsable. Así pues, no esta todo bien, ta todo… digamos, por ahí que no se sabe como se esta hasta que se pasa de estar, a haber estado, comparamos lo pasado con lo presenté, lo añoramos pensamos en distintas actitudes y pese a salvaguardarse en la idea de que gracias a lo que fui llegue a lo que soy, uno siempre prefiere seguir recordando para escapar de donde uno se encuentra, viendo esto imposible se resuelve comúnmente, dedicar su tiempo a otra cosa, como ver televisión. Siempre abrir una puerta con la mente, volar con la mente, y por que no, sacar la raíz cuadrada del numero 6... Con la mente. Pero el presente es muy difícil de eludir, es demasiado rápido, yo diría unos 60 km por hora, dependiendo de su transporte. También se sospecha que hay varios presentes, y que se turnan en la casería como hacen las leonas. Muchos teniendo en cuenta este echo intenta engañarlo/s. Asiendo como que no se encuentran donde en realidad están, cambiando su forma de vestirse, cambiándose de lugar, llendo en busca de amoríos ocasiónales, regresando al colegio y cosas del estilo, otros piensan que la única forma de estar donde uno no esta, es no estando y así es que dejan de estar.
Y si no llego no importa. Después de todo no se ni por que partí. Después de todo aunque la solución no sea evidente prefiero buscarla a quedarme donde estoy, no es que sea un lugar inhóspito, estoy contento con la gente que me encontré aquí, uno diría que es un lugar bastante tranquilo y que seria equivoco dejarlo. Pero eso seria cómodo, seria cómodo conformarse y no buscar algo mejor, seria cómodo rendirse ante las facilidades impuestas por los que me rodean y quedarme aquí, tranquilo sin hacer nada que modifique el pensar o la forma de ver ,sentir y expresar las cosas que tiene este lugar. Pero bueno siempre fui así, siempre quise saber que había en la otra colina, tan pacifica como se ve, calculo que debe ser mas fría, y quizás no tan alta como esta. Pero parece, no se es raro, parece como si quisiera que la viera, es muy relajante hacerlo por cierto. Me pregunto si vivirá alguien allí, será feliz, tendrá familia, hijos nietos, quizás un perro, quizás no tenga nada, quizás no exista. Quizás tenga miedo de existir y exponerse a tantas dudas, problema, angustia. O quizás no, quizás disfrute buscándole las soluciones a sus problemas, quizás ya haya aprendido a dejar salir la angustia y las dudas quizás, las dudas quizás le enseñes que nada es seguro y que todo lo que se sabe puede ser mentira ya que nadie tiene la seguridad de que el exista.



Aun así, quizás lo visite mañana