lunes, 28 de febrero de 2011


Buscándonos el uno al otro, no nos encontramos en ninguna parte. Sintiendo al mismo tiempo la necesidad de vernos y, correr a abrazarnos, a sentir que estamos juntos en esto, en este simple y a la vez complicado juego de dos. Demostrarnos con una sonrisa exuberante la impaciencia con la que hemos estado esperando este momento, nuestro momento. Mirarnos a los ojos y que no hagan falta las palabras para mostrar nuestra pasión, nuestras ganas de una vida juntos. Besarnos hasta el fin del mundo, nuestro gran deseo, que sabemos que no se va a cumplir pero haremos lo posible para aproximarnos. Dormirnos a la vez contemplando la luz de las estrellas dentro del oscuro y misterioso universo. Despertarnos con el ruido de las olas que chocan fuertemente en las rocas de la playa donde hemos pasado muchos de nuestros inolvidables y sorprendentes momentos. Bañarnos juntos en el agua salada del mar, apartando de nosotros cualquier mal. Sumergirnos en el más lejano océano, apartándonos de la gran civilización que nunca podrá entender nuestro amor.


Voy a comerte la boca a cada milésima de segundo. A clavarte mis pupilas como si fueran chinchetas. Mandaré a mis labios de excursión por tus orejas susurrando palabras sin sonido. Me volveré muda, hablándote con las manos que son las que mejor se entienden. Para el reloj. Me importa una mierda la hora que sea. Si es de día o es de noche a nosotros no nos afecta. Las estrellas las veremos igual, y el calor del sol nos cocerá a fuego lento. Súbete conmigo a esa montaña rusa donde el ritmo lo marca los latidos de mi pecho. Donde tú y yo lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar. Donde voy a quererte hasta la última letra de tu nombre. Porque eso es lo que me apetece hacer hoy. Y todos los días de mi vida…


Juré que no volvería a sucederme de nuevo y volvió a pasar. Tú tienes algo y no sé que, aún no lo he descifrado; pero alteras mis sentidos. De la forma en que tus labios me besan, a tu lado se me pasan las horas volando; pero cuando estoy lejos de ti, no sales de mi cabeza.
Yo que caminaba sola en el mundo, sin rumbo. Yo, que prometí que al amor no le creería más... y ahora que estás conmigo, me paso pensando en ti todos los días y hablando de amar.

sábado, 19 de febrero de 2011






Sonríe, muestrate feliz, sino todos te pasan por encima. Ríete, disfruta, no tienes la edad suficiente como para permitir aburrirte. Conoce, investiga todo, no les des el gusto a los demás de conformarte con escuchar sus propias experiencias. Equivocate, caete mil veces en el mismo lugar, date el permiso de descubrir el mundo tu solo. Ayuda, escucha a los demás, no sabes cuando vas a ser tu el que necesites un consejo. Piensa, entiende, pero no le tengas miedo a los impulsos. Excede, sobrepasa, vive cada minuto con tus propias reglas. Corre, liberate, no te ates a nada irrelevante ni a nadie que no lo merezca. Sueltate, grita, no te averguences de mostrar quién eres. Vive y deja vivir, nunca te olvides que no estás por encima de nadie

I don't feel so alone.



Dibujar su inicial por todos lados. Sonreír cuando te habla como si fuera lo más gracioso del mundo y decirle con esa vocecita que es tonto. Obsesionarte con las llamadas perdidas, su voz y sus mensajes interminables. Creer que su olor tiene que formar parte de cualquier molécula de oxígeno que inspires, que sus pupilas y sus iris van a acabar por trastornarte, porque esos ojos son encantadores. Tararear esa canción porque así te acuerdas de él en todo momento. Eso, eso exactamente es empezar a querer a alguien.

Me fundo en el humo de su cigarro...

jueves, 17 de febrero de 2011

Por pedir, pido 24 horas a tu lado en las que nos de tiempo a todo menos a perder el tiempo. Por pedir, pido que me baste ese dia para convencerte de querer estar conmigo para el resto de tus dias. Por pedir, pido y preciso que exista un preciso momento, en el que se te escape un beso cuando menos te lo esperes, y cuando mas lo lleve esperando yo. Por pedir, te pido en una tarde lluviosa, dentro de una casa sin gente, sobre un sofa sin cojines, enfrente de mi pelicula favorita...Bueno, si quieres enfrente de tu pelicula favorita...bajo una manta que haga de telon tras el que actuen nuestras manos; marionetas manejadas por los verdaderos sentimientos. Me pido entonces tus dedos acariciando mi brazo, y mis cosquillas jugando al escondite con ellos.
Por que no existe la palabra INFELIZ en mi vida , las cosas las afronto con sonrisas que si saco un 1 en un examen en el que estudie 3 horas? pues miro el lado positivo hice lo que pude.
Aunque algunas veces no es fácil afrontar los problemas esos del pasado hay veces en los que te entran ganas de borrar el pasado con una goma y pensar por que hice esto con que intención, acaso estaba borracha?
simplemente no pensé en el mal que me pudo hacer y ahora que estoy aquí rodeada de una capa en la que me aleja de esos errores y me enseña a vivir la vida..aunque es verdad que en esta vida nada puede ir perfecto porque la vida no viene con instrucciones pero hay que vivirla y antes de tomar decisiones piensatelo 2 o 3 veces o las que hagan falta(;

 Y amarnos hasta
quedar sin 
aliento,soñar despiertos ,en un mundo sin razas, sin colores, sin lamento.Sin nadie que se oponga en que tú y yo nos amemos desde una montaña alta, alta como las estrellas voy a gritar que te quiero para que el mundo lo sepa ,que somos uno del otro y jamás nos dejaremos, y aunque nadie nos entienda por nuestro amor viviremos.

viernes, 11 de febrero de 2011

A cada mirada, la cual me dedicas... Ahí, ya empiezan a sobrar las palabras.
Porque eres tu la que haces que me olvide de quién quiero ser, y descubra quién soy.

¿Quien te quiere más que yo?


- Nadie te quiere mas que yo. :) (L)
Porque no siempre cuando estoy feliz, río. Ni cuando estoy triste, lloro. Porque puedo llorar de la risa, y reír de dolor. No soy de las que ven las cosas blanco o negro, si no que me fijo en la inmensa escala de grises que hay por medio. Porque no me considero diferente, ni igual a los demás. Porque siento las cosas a mi manera. Porque cada sentimiento significa mucho más que "algo" para mí. Porque me gusta pensar que existe alguien que piensa en mí en este preciso momento. Porque no soy de las que se entretienen mucho con el papel de regalo, si no que se desespera por ver lo que hay dentro. Porque soy de las que pasan de los manuales de instrucciones. Porque me equivoco tantas veces como decisiones tomo. Porque cuando quiero, quiero, y cuando no quiero, no quiero. Porque me gusta imaginar que lo que busco no existe, pero si esa persona que lo invente por y para mí. Porque mi mayor ambición es un corazón, hiperactivo. Porque no me conformo con un yo, ni un él, sino con un nosotros, que soy fuerte, y se cuando plantarle cara a un problema para seguir adelante...
He obedecido mil voces a lo largo de mi vida, he conocido a cientos de personas, he hablado de temas innumerables, he escuchado secretos prohibidos, he ido a donde me han mandado, he hecho caso de lo que me han dicho, he confiado en quien no debía, en gente que crees para toda la vida, y que miras y ya te abandonaron.
Después de todas las patadas y disgustos que me ha dado la vida, ahora quiero soltarme el pelo, quiero hacerme caso a mi, quiero escucharme en todo lo que diga, quiero poder contar amigos con los dedos de una mano, y no equivocarme con ellos. Quiero poder dirigir mi futuro, sacar la lengua a la gente que no me cae bien. Tirar palomitas en el cine a las niñas que no se callan. Dejar tiempo para pasármelo bien conmigo misma. Aparcar los problemas cuando quiera. Quiero tener la solución para todo y poder sacar una sonrisa cuando me parezca. Porque me cansé de príncipes que resultan ser ranas. De amistades falsas. De tropiezos a cada paso. De que mi armadura de guerrera acabe siempre resquebrajada. De que la gente e pise cuando le venga en gana. Soy una persona que le gusta defender lo que quiere, y lo que yo quiero ahora mismo, es ser feliz.
Soy de esas, que piensa que las reglas están para saltárselas..
Quiero ir en pleno invierno a la playa y disfrutar como nunca lo haya hecho.
Quiero vestirme de negro cuando todas aquellas personas falsas me digan que debo hacerlo de blanco.
Quiero reírme del mundo, pero sobre todo de los que se han reído de mí sin motivos.
Quiero ver todo con optimismo, pero siendo realista.
Quiero hacerme fuerte.. Sí, tan fuerte que no puedan hacerme daño.
Quiero gritarle al mundo que te quiero.. ¿Que no me crees capaz?
Sólo quédate en silencio y escucha mi corazón, porque es él quien siempre tiene la razón, y si dice que te quiero, créelo, pues si no puedes hacerle sufrir, y ya no habrá solución..

miércoles, 2 de febrero de 2011


Miras el reloj y ves cómo van pasando las horas, cómo estás perdiendo el tiempo pensando en qué pasará, que harás o que tendrás en tu futuro. Viviendo en el presente nos da por pensar en el futuro, aunque a veces nos volcamos más en el pasado. Nos da miedo pensar que en un futuro lejano estaremos solos, pero también nos da miedo estar con alguien que más adelante pueda llegar a decepcionarte. Lo fácil que es pensar en ello, pero también lo fácil que es agobiarte por ello, darle vueltas y vueltas a la cabeza, porque es así, no hay más. Ponerte a pensar si llegarás a cumplir tu sueño o si te quedarás a las puertas de conseguirlo.


Solos, rozando el límite de lo prohibido, para hacer más especial el momento en que nos unimos para formar solo uno. No es solo una historia más… son momentos que ninguno de los dos jamás olvidará.


Te juro que de hoy en adelante buscaré lo más cercano al elixir de la inmortalidad para vivir más años a tu lado. Porque a mí no me importará discutir por la cantidad de sal que vamos a ponerle a la comida. Ni tampoco que me hagas fotos mientras esté dormida.
¿Sabes lo que si me molestaría? Despertarme una mañana y que tu lado de la cama esté frío. No encontrar el rastro de tu olor en mis sabanas o en mi cuerpo. Me molestaría que el tiempo se nos fuera de las manos y nos olvidemos algunos besos.
Átate a mí y prométeme que el día que el tiempo definitivamente vaya a acabarse... nos iremos los dos juntos con él.


 A veces merece la pena cambiar, disfrutar de lo que tú realmente necesitas, dejar atrás todos los problemas y rayadas que tiene tu cabeza, donde el único problema que haya es cual será la canción siguiente que bailarás.


Te pasas la vida tratando de apoyar a tus seres queridos, y realmente no sabes muy bien el por qué. Quizás es que una extraña fuerza te empuja a hacerlo. Puede que sea una de las leyes que rije la naturaleza. El caso es que algunas veces esperas algo a cambio. Por el momento puede que las cosas no marchen viento en popa, y no puedes más que esperar que todo se calme. Pero cuando te paras a preguntarte "¿a qué estoy esperando?" alguien te sorprende con una sonrisa, o un gesto de afecto. Y es entonces, querido, cuando puedes sentirte del todo realizado.


Te quiero, ¿lo entiendes? Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero. Podría repetirlo hasta que mis labios se sequen y las palabras dejen de tener sentido. Podría escribírtelo en francés o en chino, al revés, con letras rojas o con tinta invisible. Podría tatuármelo en la frente, para que lo vieras cada vez que me miraras. Podría hacer que un avión lo escribiese en el cielo, como en las películas, o que apareciese en el marcador, en el medio de un partido. Pero no me gustan los aviones ni los partidos, ni se hablar chino ni francés, me dan miedo las agujas y nunca supe encontrar tinta invisible. Solo me queda decírtelo. Te quiero. ¿Lo sabías?


La perfección no es gustar a todo el mundo, ni mucho menos, la perfección es gustarle con tus defectos y tus virtudes a una persona en concreto. Quien dice que la perfección no existe, nunca ha estado enamorado, porque cuando estás enamorado, es porque esa es la persona perfecta para ti, solo y exclusivamente para ti; sí, puede tener la nariz grande, o quizás un ojo de cada color, o tal vez le falte un brazo, pero, ¿y qué? te gusta, y todos estos defectos están descritos en su físico y muchas veces te ayudan a ver que una persona no es solo perfecta con el físico, sino que también con la fantástica mezcla de su manera de ser. Pero quizás ésta solo es mi manera de pensar porque es lo que siento yo, cada vez que lo veo pienso que es perfecto, y que lo es gracias a sus defectos, ya que no es de esos chicos super altos que te vienen a buscar a casa con una caja de bombones y te lleva a cenar a un restaurante de lujo en el que hace que aparezcan unos mejicanos y te canten una canción romántica, no, él es diferente, es de los que me viene a buscar a casa, me planta un beso que me deja sin respiración y, cogiéndome de la mano me lleva a cualquier lugar, porque, total, ¿de que sirve ir a lugares bonitos si estás cogida de la mano con la persona que más quieres, esa persona que es perfecta para ti?


Llegué a la conclusión de que me da igual ya, si surge, surgió si no pues nada, siempre será mi amor platónico, aquel que no se puede alcanzar, el que no se puede conseguir, el que siempre está ahí, el que no envejece, el que nunca puedes sacar de tu cabeza, el que, por muchos chicos con los que estés, siempre seguirá ahí, el que te derrumba así sin más, el que echas de menos por las noches, al que hueles en todos lados, el que está sin motivo alguno en tu corazón, el que está en tu interior sin que lo sepas, y sin poder evitarlo, el que te saca esos miles de bichitos a recorrerte la tripa, cuando le ves por las mañanas, al que buscas entre la gente, con el que te chocas solo para que te mire, al que cuentas chistes solo para ver su preciosa sonrisa o llamas para escuchar su maravillosa voz, el que pasarán años y seguirá estando ahí, el que buscas en el chat para hablar con él, con el que quieres estar todo el rato... ese siempre será él al que amas en secreto.